Cursos Cortos

- Talleres intensivos para aficionados y profesionales

Experiencias - Cultura y conocimiento se integran en espacios de aprendizaje

Próximamente

enero 20, 2020

Publicación reciente

Más del 90% de los cosechadores de café de la República Dominicana son inmigrantes haitianos. La agricultura es el primer sector importante para la migración de hombres haitianos hacia la República Dominicana según el estudio de la ICF International. Nada nuevo hasta ahí. Los haitianos cosechan el café dominicano porque la disponibilidad de mano de obra nacional es austera o extinta. El declive de la producción local, la baja productividad, el alto coste de la producción, la pobre demanda del producto nacional, la baja exigencia por calidad, el austero control de costos que no permite pagar ni bien ni suficiente, son algunos de los factores de esta situación. En contexto, sin los haitianos, no habría café dominicano. 
El tema tiene muchas aristas porque no hay estadísticas del porcentaje de trabajadores haitianos que viven en condición de trabajo forzado, o que tienen disponibilidad de los servicios básicos o como mínimo el aseguramiento de sus derechos humanos. El caso es que no se puede hablar de un sector que triunfa o una industria que mejora si los problemas humanos relacionados a su producción no son enfrentados, dialogados, resueltos. Y se empieza por sacar a la luz el tema y crear debate. #cafedominicano #realidad #caferealmentedominicano #dominicanrepublic #specialtycoffee #dominicancoffee #haitian #goverment #socialstartup #socialwork #realidades
junio 14, 2019

Publicación reciente

La familia Tabata produce café de calidad desde hace 70 años en Pedernales, un pueblo fronterizo de la República Dominicana donde producir lo que sea se enfrenta directamente a las condiciones del subdesarrollo. Ellos, como muchos otros agricultores dominicanos no venden su café al principal comprador: porque el precio que se les paga no es rentable. Tras un año trabajando con su familia hemos desarrollado, proveyéndoles conocimiento sobre fermentación, el desarrollo de un nuevo producto y establecimiento de variedades de calidad en su finca. Por ejemplo ahora los Tabata venden café natural, que se cotiza a RD$150 pesos la libra. Con ese café ganan 25% más que el precio que se les paga por el café lavado. Con el auge de la demanda de calidad en el mercado local e internacional, los Tabata pueden encontrar en el café un futuro sostenible. Si los agricultores dominicanos hubiesen sido empoderados a tiempo, ya sea por el gobierno, las empresas privadas o las organizaciones sociales, la crisis del café dominicano no hubiese hecho los estragos que convierten a nuestro país en un importador de la mayoría del café que consume. #realidades #educacion #70añosdespues #cafedominicano #cafemaguana #tabata
¿Necesitas ayuda? Escríbenos
//]]>